En serio. Nadie me había comentado nunca que la grasa con que los fabricantes de camiones recubren los chasis de sus vehículos, para protegerlos de la oxidación y la intemperie, era tan inflamable. Y, desde luego, no fue culpa mía que los extintores del taller estuvieran vacíos porque nuestros maduros y expertos mecánicos se habían dedicado a montarse sus particulares fiestas de la espuma. Fue mi madurez, o tal vez mi pánico, no estoy segura, lo que me empujó a subir a la oficina y rescatar del olvido el extintor que allí guardábamos, por si acaso. Uf. Por increíble que pueda parecer, entregamos aquella unidad con apenas un ligero retraso, camión funcionando, grúa funcionando, aún lo hacen hoy en día. Casi ni olía a quemado. Estoy prácticamente segura de ello.

 

Un año y medio antes de terminar la carrera, la cátedra de Física Nuclear me ofreció realizar con ellos mi proyecto de fin de carrera. Robé las horas que pude al trabajo para aprender a programar en C aquel verano, lenguaje que iba a necesitar. A mediados de mi último año, continuaba sin tener mesa propia en la Cátedra. Nunca me prometieron siquiera un ordenador. Mi trabajo debía tomar como base la investigación de un americano al que nunca llegué a conocer. Para entonces ya me había dado cuenta de que allí las cosas iban tan despacio como en palacio. Lo que funcionará para muchos otros. Yo tenía algo de prisa. Mi padre volvía a estar enfermo, metástasis, peor que nunca. En junio de dos mil cuatro, tan sólo seis años después de haber puesto mi primer pie en tan recia y renombrada institución, ninguno de los pupitres en que me senté tenía menos de doscientos cincuenta años, que eran los que cumplía la universidad aquel año, aprobé mis últimos exámenes y presenté mi proyecto de fin de carrera, el estudio para el diseño e implantación de un parque eólico. Lo que no deja de ser irónico, dado que soy firme opositora a utilizar dicho recurso energético como generador de energía. La necesidad y la integridad nunca han sido buenas compañeras de cama.

Actualidad

Página Web
Sin duda, mucha más información acerca de Marta Ciudad de la que buscabais...